El mayor de todos los defectos es imaginar que no tenemos ninguno.