No llores porque se acabó; sonríe porque sucedió. ~ Melanie Swift