Yo sé que Dios no me dará algo que no puedo manejar. Sólo prefiero que él no confía en mí tanto. ~Mother Teresa