Una buena relación no es lo mucho que nos importa al principio, pero cuánto nos preocupamos hasta el final.