Dios no llama a los calificados, Él califica a los llamados.