Nuestras lecciones más valientes y mejores no se aprenden a través del éxito, sino por desgracia. ~ Amos Alcott