Es posible que la oportunidad golpea una vez, pero la tentación golpea en su puerta para siempre.