Un buen susto a veces vale más que un buen consejo.