La oración no cambia a Dios, pero no cambia lo que ora. ~ Søren Kierkegaard