Preocuparse es como mecerse en una mecedora. Le mantiene ocupado, pero te lleva a ninguna parte.