El único que se escucha a ambos lados de un argumento es el vecino.