Agradece que las respuestas de Dios son más sabios que las nuestras. ~ William Culbertson