Ningún copo de nieve en una avalancha jamás se siente responsable.