Dios mismo no tiene intención de juzgar a un hombre hasta que está muerto. Entonces ¿por qué debe usted?