Nunca pedir lluvia ligera. Sólo rezar por un paraguas mejor.